CELEBRANDO NUESTRA IDENTIDAD EN EL MES CARMELITANO


Escribe José Luis Vallejos Higa │

"..Emma te acuerdas cuando eras niña y la abuela te llevaba cargando con viandas para acompañar a la Virgen del Carmen hasta la Legua...", Estas palabras  las comentaba mi bisabuela Cristiana cuando operaba la maquina de cocer para hacerme mi "Hábito" carmelita siendo niño, ella, experta costurera me dejo ese pequeño Hábito marrón de recuerdo.

Traditio, tradición, entrega, transmisión de costumbres, formación de identidad, hechos que nos legan nuestros padres que nos hacen participes del cosmos que nos une a nuestros mayores, a nuestra identidad que nos hace familia, comunidad y  nación.

Víctor Andrés Belaunde nos recalca la identidad mestiza de nuestro pueblo en el germen de la peruanidad, un espacio común en donde no se excluye, en donde se fomenta la "Gran familia peruana" que mira con optimismo el futuro, pues asume con estima su condición de mestizo y su fe como pilar fundamental de la conciencia colectiva como país. 

Con la fundación de Lima se establece el puerto del Callao como centro de comercio e intercambio del nuevo mundo con España, Lima es el centro del gran Virreinato peruano, su Iglesia metropolitana tiene jurisdicción desde centro américa hasta el fin del mundo en la patagonia y empiezan a establecerse las ordenes religiosas, beaterios, los conventos empiezan a fundar y los templos a  embellecer; Las autoridades envían hermosos lienzos y tallados para fomentar la devoción, una nueva realidad empieza a nacer, Santa Rosa y el Inca Garcilaso son parte de ello, ambos mestizos con abuelas indígenas configuran nuestra nueva identidad. En este ambiente llega al Callao una talla de la Virgen del Carmen configurándose como el primer beaterio carmelita en Sudamérica la Virgen deja de ser marinera (advocación muy popular entre los hombres de mar) y se convierte en criolla, se establece a una legua de Lima y a una legua del puerto, la virgen también es chalaca.

La reforma llega al carmelo, y como comenta la propia Santa Teresa de Jesús, su hermano (que se encontraba en el Perú) ayuda en la construcción de los primeros conventos descalzos, las madres promueven la devoción en todas las tierras del nuevo mundo, la virgen se hace ahora andina, cuzqueña, paceña, y tanto llega así que en Chile se jura la independencia como protectora.

Nuestra manera de expresa la religiosidad es celebrarla, el peruano celebra su identidad, festeja su fe y comparte su alegría, es comunitario y solidario, las hermandades surgen en la devoción por la Madre de su Señor, es una fe sencilla, una fe que se trasmite, que se comparte. 

Con tecnología de Blogger.
.