Los colores de La Habana en Kyoto









Escribe Rosmeliz Alva │



¿Quién no ha tenido aquellos profesores que con un comentario sarcástico sabe ponerte en tu lugar e influyen en tu deseo de adquirir más conocimientos?. Dejando una marca difícil de borrar. Durante el verano del 2016 en Japón. Caminando por Kyoto, el recuerdo de mis mentores aparecieron en una imagen: el cartel de Lucia. En aquel momento recordé una clase sobre el tema, y pensé que quizás en esos años, consideraba imposible que algún día fuese a ver el cartel en directo. Sin embargo, en ese verano pude visitar el Museo Nacional de Arte Moderno de Kyoto (MOMAK), y ver la exposición sobre los Carteles cubanos de cine. Fue una coincidencia estar en Kyoto, justo en los días finales de la exposición y finalmente conocer a Lucia.

1.  ¿Cuál es la razón de mi entusiasmo?

Citando a los conservadores de la muestra, ¿usted sabía que la isla de los mojitos, de la salsa y de los tabacos, es además el país de los movies pósters?. Los pósters cubanos son ricos en colores animosos y en formas dinámicas, son un reflejo de La Habana. Estos afiches de cine tienen el ritmo de la guantanamera.

Los Carteles Cubanos de Cine tuvieron una primera presentación en el Museo de arte moderno de Tokyo a principios del año 2016, del 7 de enero hasta el 27 marzo. Luego, se expusó en en el Museo de arte moderno de Kyoto entre el 1 de junio al 24 de julio del 2016. El MOMAK, presentó una colección de 85 pósteres, desde el período revolucionario hasta alrededor de los años 90. Estos forman parte de la colección de Takeo Poster Collection, almacenados en la Universidad de arte de Tama en Tokyo.  Para visualizar el ambiente, los carteles cubanos se localizaban entre las obras del pintor japonés Kozo Mio y del artista alemán Max Ernst.

2. ¿Cuál fue el papel que cumplieron?

Los carteles cubanos presentaban un enfoque de la película, yendo más allá del contenido.
El diseñador tenía un rol importante, al igual que el director. Ya que ambos, película y cartel pueden apreciarse independientemente como obras de arte. Hay una lectura semiótica entre la imagen y la palabra. De como los carteles atraían al público. Así, los artistas cubanos se sirvieron de este diseño gráfico, como un medio de educación visual, donde la letra se convirtió en una imagen indispensable. Como indica Massin la lettre n'est pas seulement un signe, c'est aussi un motif décoratif [1]. La letra se convierte en una imagen, sumergida entre líneas y colores, con formas caricaturescas. Por otra parte, se comprende lo dicho por Gauthier Guy, que los afiches tuvieron una importancia en la vida de los cubanos sobre todo en los años 60, porque éstos fueron un medio de información al igual que la radio, e incluso se le consideró como una escuela paralela y jugó un papel importante para la revolución. Debido que en su mayoría los carteles eran fácil a comprender visualmente por el pueblo cubano,  motivandolos a asistir a los espectáculos cinematográficos. Entonces, el cartel fue el primer paso hacía el cultivo de un espíritu analítico. Además, la imagen móvil se desplazó por medio de los movies bus.

Los movies bus iban a diversos pueblos, en donde proyectaban las últimas películas cubanas e internacionales. Alfredo Guevara, director y fundador del I.C.A.I.C (Instituto Cinematográfico de Cuba), indicó que el objetivo no era simplemente una proyección del filme sino concientizar al espectador y enseñarles a ser críticos de lo que observaban en las pantallas. Promoviendo cursos de la historia del cine, de la técnica audiovisual, explicando el uso de los efectos especiales y de la importancia que juegan todas las artes para crear una o varias escenas. En un inicio este proyecto tenía el apoyo del gobierno castrista pero poco a poco fue alejandose de la convicción revolucionaria, implicando una dualidad en su misión inicial. Esta enseñanza traería consecuencias debido a que mostraría no sólo la realidad cubana sino la vida en otros países. Abriendo nuevas perspectivas al observador.



Foto por R.A en MOMAK


Foto por R.A en MOMAK


Foto por R.A en MOMAK




3. ¿Cómo salieron al mercado?

Unos de los primeros organismos que promovió esta forma de gráfismo luego de la revolución cubana fue el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematrográfica (I.C.A.I.C), creado en 1959. Entre otros organismos encontramos: La organización de solidaridad de los pueblos África, Asia  y América Latina (O.S.P.A.A.A.L.), el Consejo nacional de la cultura (C.N.C.), la Casa de las América. Cada organización se resaltaba por un tipo de propaganda. Por ejemplo: O.S.P.A.A.L. publicaba anuncios en forma anónima, llamando a la solidaridad frente a los problemas sociales, económicos y políticos en países como Vietnam y Palestina. La C.O.R difundía afiches con sloganes del partido comunista, con la imagen de los héroes de la revolución cubana. C.N.C implicada en las manifestaciones culturales como el ballet y el teatro. La Casa de las Américas editaba sobre todo libros destinados a América Latina. Entre estas instituciones, es la I.C.A.I.C que se dedicó a los afiches de cine y a su difusión.

El mercado cinematográfico conoció los carteles cubanos con películas propiamente cubanas, así como su participación en filmes internacionales: japoneses, italianos, estadounidenses,
argentinos, húngaros entre otros. La mayoría bajo el apoyo del Instituto Cubano de arte e industria cinematográfica (I.C.A.I.C), éste también respaldaría la música con Silvio Rodríguez en la cabeza, pero sería de corta duración. El gobierno promulgó una ley seca, prohibiendo los bares y los conciertos.

El desarrollo de los pósteres fue madurando y marcando su posición poco a poco. Formando parte de exposiciones específicas como sucedió en el Salon 26, organizada en La Habana el 26 de julio de 1970, donde se reagrupó 553 obras de 86 autores. Formando una identidad artística cubana  por el gusto a los colores vivos y a la vitalidad del ambiente tropical de la isla. Además, reflejan la influencia  del comic y del pop art con los trabajos de Andy Warhol[2], del gráfismo japonés con Shigeo Fukuda[3], También, la influencia de los afiches americanos de Saul Bass[4] y de Milton Glazer[5] . Esta mezcla de la Cuba colonial y de la Cuba moderna, luchando por su libertad y su autenticidad.

4. Cuba en Asia y América
                       
El MOMAT y el MOMAK permitieron al espectador sumergirse en los carteles y en la historia del cine cubano, de conocer su gráfismo y su cine. Entre las películas internacionales se encuentran : Los puños en el Bolsillo del director italiano Marco Bellocchio, con diseño de Eduardo Muñoz Bachs. La película española Cria Cuervos de 1977 por Carlos Saura, póster diseñado también por Muñoz Bachs.  Los Pájaros de Alfred Hitchcok de 1963. Y el Masajista Ichi o Zatoichi, El Fujitivo de Tokuzo Tanaka de 1963. Póster de Alfredo Gonzáles Rostgaard de 1968. Rostgaard es unos de los tantos artístas que participó en el ICAIC y OSPAAL.


Es esencial explicar cierta información sobre el Fujitivo, para comprender el afiche de Rostgaard. Primero, el masajista Ichi es parte de una serie de películas. El Fujutivo es la número 4 de 26 episodios, realizados entre los años 60 y hasta finales de los años 80. El año 2003 salió una  nueva versión por Takeshi Kitano. Segundo, la historia de esta serie de Zatoichi o Ichi, sucede en el Japón del siglo XIX. Ichi es un viajero ciego, conocido como el masajista. Su discapacidad no es un obstáculo para que éste sea un experto en jugar a los dados y en maniobrar la Katana. Respecto al trabajo de Rostgaard. En primer plano, la figura de un hombre asiático de perfil, Zatoichi, cabello sujetado, vestido en traje tradicional y sostiene en una mano un sable. Rostgaard realiza un juego óptico con el movimiento de la mano; es decir, podemos creer que hay dos brazos pero en sí observamos el moviento de un sólo brazo. Éste efecto implica que Ichi es un as de la espada. Además, un detalle significativo, es la delicada línea en la cara que marca la silueta del ojo, como si éste estuviese cerrado; dato interesante y quizás de fácil entendimiento al conocer el relato. En segundo plano, un fondo de colores naranjas y rosados intensos, como si fuesen rayos de luz que se expanden cuando el masajista entra en acción. En un tercer plano final, se puede leer los datos de la producción, el nombre del director Tokuzo Tanaka y los actores -Shintaro Katsu, Miwa Takada, Masayo Banri- . En la parte inferior del margen se lee el nombre del artista y la fecha de creación. Esta cinta es considerada como un gran canto fúnebre del paria inválido japonés, quién sale triunfante sobre un fondo de colores vivos, símbolo de su fortaleza interna.

La película de Hitchcok, Los Pájaros salió en las pantallas en 1963. Y La Habana encargaría a Silvio Martínez Cabrera realizar el cartel en 1975. El color que resalta es el azul oscuro. Y como si fuesen pinceladas rápidas, se puede identificar la siluetas de aves en vuelo, que parten luego que sus garras dejasen una huella amarilla y roja sobre el fondo azul. Como si éstas hubiesen luchado para salir al cielo anaranjado. Martínez Cabrera nos presenta un contenido ligero, resaltando el título Los Pájaros en blanco. ¿Cómo habrá reaccionado Hitshcok al ver ésta presentación? Quizás de la misma manera que Daphe du Maurier[6] cuando vió su libro en pantalla grande. Sabemos que el artista americano Saul Bass[7] ya había sorprendido a Hitchcok con su afiche de Vertigo de 1958. Observando tanto la obra de Martínez Cabrera como la de Bass, se puede apreciar cierta influencia de éste en el gráfista cubano.

Lucia dirigida por Humberto Solas en 1968. Afiche realizado por Raúl Martínez[8]. Martínez supo como representar el contenido en un fondo amarillo con colores fosforescentes. Colores intensos como la lucha de las tres Lucias. La primera Lucia durante la guerra de independencia alrededor de 1895, la segunda durante la lucha contra el dictador Machado en 1933, y la última en los primeros años de la revolución en 1960. Tres mujeres, tres rostros, tres épocas distintas pero con un objetivo en común, la búsqueda de una liberación e identidad femenina. Tres mujeres frente a la realidad de la Cuba de sus tiempos, probaron el gusto amargo de la desigualdad de género en una tradición machista y conservadora. El qué dirán y los problemas políticos pasaron antes que ellas, mostrando que la situación de las Lucias no había cambiado desde 1895 hasta 1960. Por otra parte, las tres imágenes repetitivas de los tres rostros de Lucia, nos recuerda la imagen de Elisabeth Taylor de Warhol. Es decir, la figura de la mujer como un objeto arbitrario de la consumación. Ahora, ¿Cómo es la Lucia de nuestro tiempo?

Referencias

Cuban Posters for films, from the takeo poster collection,

Gauthier Guy. L'afficheà Cuba. In: Communication et langages, n°9, 1971. pp. 42-54.
doi: 10.3406/colan.1971.3852  http://www.persee.fr/doc/colan_0336-1500_1971_num_9_1_3852

Fresnault-Deruelle Pierre. Pour l'analyse des images. In: Communication et langages, n°147, 2006. Internet, optique du monde. pp. 3-14. doi : 10.3406/colan.2006.4570 http://www.persee.fr/doc/colan_0336-1500_2006_num_147_1_4570

Massin. La lettre et l'image. In:Communication et langages, n°6, 1970. pp. 42-53.
doi : 10.3406/colan.1970.3800 http://www.persee.fr/doc/colan_0336-1500_1970_num_6_1_3800



[1]      La letra no es solo un signo sino también un motivo decorativo.
[2]Andy Warhol, (1928-1987) artista estadounidense, una de las figuras del arte contemporáneo. Para mayor información http://www.warhol.org/museum/
[3]Shigeo Fukuda, (1932-2009), artista japonés. Se puede apreciar algunos trabajos en el MOMAT http://search.artmuseums.go.jp
[4]Saul Bass, (1920-1966), gráfista americano, considerado como unos principales creadores de afiches y tráileres cinematográficos.
[5]Milton Glazer, es también considerado como unos de los grandes grafistas estadounidense. https://www.miltonglaser.com/
[6]Daphe du Maurier (1907-1989), escritora británica, autora de Los Pájaros publicado en 1952.
[7]Bass habría diseñado el storyboard de Psicosis, en la creación de la escena de la mujer en la ducha, luego Hitchcok la retomaría.
[8]   Raúl Martínez comienza su período artístico durante los años 50. Conocido por su trabajo gráfico en  “Isla 70”, siendo unos de las obras más importantes del Salon 70. Lucia por I.C.A.I.C, Centaire Lénine por C.O.R.

Con tecnología de Blogger.
.