El problema es la informalidad no el salario mínimo


Escribe José Luis Vallejos Higa.* │

Una de las últimas propuestas de PPK es el aumento de la remuneración mínimo vital (RMV) que pasaría a una cifra la rededor de S/ 900. Diversos actores han opinado a favor y en contra; desde el punto de vista técnico se indica que el aumento del salario mínimo funciona como una barrera para sectores menos calificados  por lo cual es un incentivo a una menor contratación, por otro lado, desde la izquierda peruana el congresista Justiniano Apaza solicita que el monto del salario mínimo sea de S/ 1500.

¿Pero todo se soluciona con fijar la RMV?

Para el 2017 el empleo informal aumento en 5.7%[1], el empleo informal llego a ser el  70% de la PEA[2] para el mismo año según la SUNAFI[3]  (según el INEI en el 2007 llego a ser el 80% de la PEA) y es allí en donde se encuentra los trabajadores sin ningún beneficio. El problema esencial de la política laboral en nuestro país debe estar enfocada en un proceso de formalización, tan igual como en toda la economía. El juego mediático de congresistas de izquierda hace parecer que toda solución parte de un  “buenismo” legislativo, olvidando que el lobby sindical solo se preocupa en proteger a los trabajadores ya formalizados, mas no a toda la población laboral sin seguridad social.

El tema laboral debería tener objetivos más ambiciosos, la deficiente atención de ESSALUD ha generado que el mercado reaccione mediante los seguros de salud particulares, que si bien es un paliativo no atiende el problema principal de la calidad en el  servicio de salud para los empleados (Formales), si la política está enfocada en el formalización laboral, también debe tener como objetivo la mejora de la  prestación de salud para empleados; es necesario un  debate sobre la mejor forma en la atención de salud del empleado, en los servicios privados ya es notoria cierto monopolio que es necesario que los reguladores pertinentes se pronuncien. Así mismo es urgente la reforma del sistema previsional, incluida la reforma del sistema del mercado de valores.




Desde hace 10 años la Conferencia Episcopal Chilena se ha  pronuncia sobre el llamado “Sueldo Ético”[4], en referencia al  ingreso familiar que permita mantener una calidad de vida familiar digna, este concepto va más allá del tema de productividad de la RMV; el salario ético conlleva  aspectos en donde las políticas públicas tienen un rol importante para atender el tema de desigualdad existente y poder generar una mayor calidad de vida, no es un simple “buenismo”, va mas allá al incluir aspectos técnicos[5], el tema central sigue siendo la desigualdad. Para el caso chileno es necesario notar que las críticas técnicas (dada por la OCDE[6]) sobre el amento en la RMV  olvidan que muchos de los países desarrollados tenían salarios mínimos superiores (duplicaban) al actual nivel chileno de RMV  cuando el ingreso per capital era similar (en torno a los US$ 20,000 per capital) 


El tecnicismo no basta para dar respuesta  a una situación de ingreso mínimo bajos en donde se ven afectados las personas de bajo recursos y con menores calificaciones, es necesario incluir conceptos morales y solidarios, la aplicación de correctas políticas publicas pueden ayudar a disminuir la desigualdad, el efecto negativo en el mercado laboral formal como barrera de ingreso por elevado costo frente a una menor productividad tiene un impacto adicional en la desigualdad cuando los programas de capacitación laboral para el aumento de la productividad en sectores mas afectados toma un tiempo mayor en ver los resultados.


Palomino[7] demuestra que el aumento de la RMV en el Perú afecta solo al sector formal y al sector informal no-calificado (baja productividad), el tercer sector informal (calificado) no presenta alteraciones, por tanto, si siendo este último sector el mayoritario, las noticias sobre el aumento de la RVM afectaría explícitamente al sector más pobre y con menor productividad; El escenario actual dentro de una economía dominada por la inestabilidad política estaría más dispuesto en aceptar conceptos de salarios éticos en donde se involucran  políticas públicas que intervienen en temas de desigualdad como es el caso del SIS.

Como podemos ver, el tema de la informalidad es el  centro de la problemática. Dentro de 30 años vamos a tener una población anciana que no ha acumulado los ahorros necesarios para su vejez y puede que la pobreza en adultos mayores sea un problema social.

*Economista



[1] INEI
[2] Población Económicamente Activa
[3] Superintendencia Nacional Inspección Laboral
[6] Organización de Cooperación y Desarrollo Económico.
[7] Palomino, A. PUCP 2011: Efectos de la RMV en el Perú.

Con tecnología de Blogger.
.