El nuevo escenario volátil que puede llegar a Wall Street





La inflación llego y está cambiando las reglas.

El mercado bursátil ha sufrido un golpe histórico en los últimos días, y en parte, se puede culpar del hecho a la inflación, una fuerza que paso desapercibida desde la crisis financiera y que ha reaparecido con fuerza y está cambiando las condiciones económicas haciendo del mundo un lugar más riesgoso y volátil, al menos, para Wall Street.

(Business Insider │Linette Lopez │ RÉ) Feb-06 │

Si te preocupa el hecho de que el Dow cayera unos 666 puntos el viernes y 1,100 puntos el lunes con una caída histórica, puedes mantener la calma, el mercado solo está experimentando un cambio de “régimen”. Es decir, las condiciones económicas específicas en las que nos encontramos ahora han cambiado al mercado tal como el mundo lo conoce desde hace casi una década. Los vientos han cambiado, y Wall Street está conociendo a su nuevo maestro, y es la inflación.


Por primera vez desde la crisis financiera, la inflación ha mostrado signos de reaparecer en la faz de la Tierra de una manera significativa. Uno podría pensar que la perspectiva en su reaparición después de años de espera sería motivo de celebración, pero una vez más, en un motivo de preocupación en el actual escenario económico.


Estas son las características actuales que tienen un efecto inflacionario:


  • Un dólar débil.
  • Un mercado laboral increíblemente ajustado (empujando los salarios hacia arriba).
  • Recortes de impuestos.
  • La amenaza de una guerra comercial / cambiaria.
  • Un Congreso paralizado.


Estos factores juntos están empezando a parecerse a una pista de patinaje sobre hielo cubierta por una fina capa de aceite de oliva. Incluso para los patinadores artísticos con más experiencia, será difícil no perder el control y caer.


Jugando con la gravedad

Durante años hemos sabido que este momento iba a ser delicado. ¿Cómo no serlo? Lo que estamos experimentando en este momento es el equivalente económico de observar cómo cambian las leyes de la gravedad.


Por el momento, todo el mundo está en el proceso de revertir años de una política de tasas de interés sin precedentes, coordinada y de bajo interés. Nadie estaba 100% seguro de cómo sería todo mientras ocurría, y mucho menos de cómo sería el mundo cuando hubiésemos terminado.


Lo que sabíamos entonces (y lo sabemos ahora) es que cuando cambie la atracción gravitatoria, el dinero comenzará a fluir por el mundo a diferentes velocidades y en diferentes direcciones, dirigiéndose a destinos desconocidos.
Al adecuarnos a los nuevos flujos de dinero del mundo, se tendrá que reconocer los diversos niveles de incertidumbre, se tendrán nuevos cuestionamientos cuando las tasas comiencen a subir debido a un mercado laboral cada vez más estricto y por el efecto del aumento de los salarios, ¿Cómo se podrá estar seguro de cuándo se van a detener, habiendo otros elementos inflacionarios trabajando en la economía? ¿Tendrá que responder la Reserva Federal con un alza de tasas?
Esto es un cambio de régimen. A través de Wall Street, los modelos de volatilidad están desapareciendo, los aspectos técnicos están cambiando y las estrategias se están descartando a medida que se reconstruye todas las vías de la economía global. Para los comerciantes, esto significa que los botones en la máquina que es el mercado de valores no hacen lo que solían hacer. Todo debe ser vuelto a aprender.

En una escala mayor, nadie sabe cómo los gobiernos de todo el mundo responderán a estas nuevas condiciones inflacionarias. Tomemos, por ejemplo, la debilidad del dólar, o lo que Joachim Fels, el asesor económico global de Pimco, llama una fría "guerra de divisas", en la que Estados Unidos intenta mantener baja su moneda y el resto del mundo trata de competir más bajo para mantenerse competitivo.
Shahab Jalinoos, un estratega comercial de Credit Suisse, advirtió a los clientes que esto podría conducir a una continua erosión de una de las fuentes más importantes de estabilidad económica global: la confianza.
"Si el 'estado de derecho' en los mercados de divisas está siendo violado por un jugador clave [los EE. UU.] Aumentaran las probabilidades de un entorno caótico caracterizado por menos cooperación, incluso con una posible “guerras de divisas", agregó Jalinoos.


Jugando con fuego
A lo antes mencionado agreguemos el hecho de que Donald Trump es el presidente del mayor jugador en un escenario de alto volatilidad, y que disfruta jugando con los fósforos; Él solo aumentará la incertidumbre.
Hay que recordar el caso de China, y como este país puede causar un daño significativo a los EE. UU. En una guerra comercial.


Por supuesto, Trump no es nuestra única fuente política interna de inestabilidad potencial en un mercado más asustadizo. Trump es un síntoma de un problema más profundo que las agencias de calificación nos han estado advirtiendo desde 2011: “La división entre los partidos políticos”. Esto surgió por primera vez durante el desagradable debate sobre si elevar o no el techo de la deuda y mantener la plena fe del mundo en el crédito de los Estados Unidos de América.

Cuando casi vacilamos, los mercados se volcaron y Standard & Poor's redujo la calificación crediticia del país de AAA + a AA +. Aquí estaba su razón de ser:
"Bajamos nuestra calificación a largo plazo en los EE. UU. Porque creemos que la prolongada controversia sobre elevar el techo legal de la deuda y el debate de política fiscal relacionado indican que habrá más progreso a corto plazo sobre el crecimiento del gasto público.

La política arriesgada de los últimos meses resalta lo que vemos como la gobernanza y la formulación de políticas de Estados Unidos cada vez menos estables, menos efectivas y menos predecibles de lo que creíamos anteriormente”.

Esta situación solo ha empeorado. Llegamos a una crisis fiscal por una falta completa de liderazgo de la Casa Blanca. Esta semana, enfrentamos la posibilidad de que se cierre otro gobierno porque el Congreso no puede aprobar un presupuesto. Esto nunca hace felices a los mercados.

Lo que es peor, si aprobamos otra medida temporal para mantener el funcionamiento del gobierno y patear el camino de hacer el presupuesto, nos enfrentamos a la posibilidad de tratar de reunir un presupuesto y al mismo tiempo debatir sobre si elevar el techo de la deuda o no.

Habrá oraciones enviadas desde todo Manhattan, pero es poco probable que el mercado simplemente se dé vuelta y vuelva a ser la criatura adormecida y siempre agitada que solía ser. El mundo ha cambiado y el mercado está cambiando con él. Este será un entorno más traicionero para quienes lo naveguen.


Como les gusta decir en Wall Street cuando se sienten especialmente macabros, "adaptarse o morir"


.

Con tecnología de Blogger.
.