Deuda, Sudor y lagrimas


Escribe: Juan Mendoza* │

PPK endeuda al Perú en más de 40 mil millones desde junio de 2016. Se registra mayor déficit fiscal del siglo XXI.


El Perú cerrará el 2017 con el mayor déficit fiscal en lo que va del siglo: poco más de 22 mil millones de soles o 3.2% del PBI. Con ello, este gobierno habrá endeudado al país en más de 40 mil millones de soles desde junio de 2016. A este ritmo, Kuczynski será el Presidente que más endeudará al Perú desde el gobierno militar de Velasco y Morales Bermúdez.

Al igual que con Ollanta Humala, el déficit y la deuda no dejan de aumentar. Humala recibió un superávit de 2% del PBI que convirtió en un déficit de 3%. Entre junio de 2014 y junio de 2016, la deuda pública, como fracción del PBI, se incrementó de 18.5% a 22.2%. Kuczynski es Humala corregido y aumentado: la deuda alcanzará la friolera de S/.182,500 millones en diciembre, lo que equivale a 26% del PBI. En apenas 17 meses de gobierno, PPK tendrá la dudosa distinción de ser responsable de más de la quinta parte de la deuda nacional.

Hay tres razones que explican el abultado déficit fiscal y la explosión de la deuda pública. La primera es el equívoco rumbo de la política tributaria con Humala y PPK. Alonso Segura redujo las tasas del impuesto a la renta para estimular la inversión. Alfredo Thorne cambió el régimen del IGV dizque para formalizar. La inversión se contrajo y nadie se formalizó. Pero, los ingresos tributarios, como proporción del PBI, se han desplomado en 20% entre diciembre de 2014 y el primer semestre de 2017.





La segunda razón es la menor expansión de la economía: a menor dinamismo de los negocios menor recaudación fiscal. La tasa promedio de crecimiento económico fue 5.5% entre el 2000 y el 2013, pero solo 3.2% entre el 2013 y el 2016. PPK es más de lo mismo: la economía ha crecido 2.4% en lo que va del año.

La tercera razón es el mayor gasto de gobierno. Por ejemplo, el gasto corriente se ha incrementado en más del 10%, como fracción del PBI, entre 2011 y 2017. Pero, ¿cómo así puede aumentar el gasto público sin que se observe mejoras en la calidad y cantidad de los servicios públicos? Parte de la respuesta tiene que ver con el incremento en las consultorías inútiles para los amigos, en la publicidad estatal para comprar a la prensa, así como en la repartija de puestos públicos y prebendas.

Tampoco han ayudado al equilibrio fiscal los numerosos elefantes blancos que Humala empezó y que PPK se ha empeñado en continuar. Este gobierno y el anterior han emprendido proyectos innecesarios o con precios en extremo inflados. Los Panamericanos, US$1,300 millones, son un ejemplo perfecto de tirar la plata al mar. La Línea 2, con un presupuesto de US$6,620 millones, cuesta el doble por kilómetro que la Línea 1 o que las nuevas líneas del metro de Santiago de Chile. Y mejor ni hablar de la absurda Refinería de Talara o de la posible continuación del Gasoducto del Sur con garantía pública.

El precio del cobre, nuestro principal producto de exportación, ha aumentado 40% desde julio de 2016. Gracias a ello, es razonable anticipar que las exportaciones se incrementen en cerca de 20% el 2017. En condiciones normales, la economía peruana debería crecer 5% o más ante tamaño impulso externo. Pero, la recuperación económica es endeble. El PBI primario, sin considerar minería y pesca, apenas ha crecido 1.9% entre enero y setiembre. La manufactura no primaria ha vuelto a caer 2.3% en setiembre. La industria textil produce 22% menos que en diciembre de 2011. Los ingresos laborales están en neutro. La proporción de trabajadores subempleados ha aumentado en más del 10% durante este gobierno. Solo en Lima, 210 mil más engrosan las filas del subempleo que hace 15 meses.

El gobierno apuesta a que la recuperación de la inversión reactivará el crecimiento y estabilizará las cuentas fiscales. Es una apuesta harto incierta. ¿Cuánto puede crecer una economía sobre la base de gastos y proyectos superfluos o con grosero sobrecosto? ¿Cuánto puede aumentar la inversión en un país en que el propio Presidente de la República estaría directamente involucrado en el escándalo Lava Jato?




Urge relanzar las reformas de economía de mercado abandonadas desde la década de 1990. El Perú es cada vez menos competitivo como consecuencia del dispendio fiscal y la ausencia de políticas macroeconómicas y sectoriales eficientes y eficaces. De no haber un cambio radical en la conducción económica, la deuda pública superará fácilmente el 30% del PBI al final de este gobierno.


Los agentes nacionales e internacionales, que cobran jugosas comisiones cada vez que los gobiernos de turno endeudan a nuestro país, ganan con el desbalance fiscal. Pero las deudas no se pagan solas. Seremos los ciudadanos quienes cargaremos con el lastre de la farra fiscal de Humala y Kuczynski.


*Economista.
Twitter: @JMendoza_Peru │ www.juanmendozaperu.blogspot.pe

Con tecnología de Blogger.
.