CUANDO EL PRESIDENTE ERA PPKEIKO



Escribe Walter Brunke │

La historia se suele esconder en la consciencia presente diaria, en la memoria del día a día, atiborrada por cientos de noticias, posts, memes, ímágenes, audios, etc. Generalmente, hoy predomina la tendencia a estar más atento a lo que viene, que a lo que pasó. Pero, la realidad siempre es terca: el presente y el futuro siempre están ligados al pasado, a lo que es historia.
El video que comparto muestra un hecho y unos "dichos" del actual Presidente de la República durante el mítin de cierre de campaña electoral 2011 de la entonces candidata presidencial Keiko Fujimori.
Luego, cinco años después, los dos se encuentran como rivales en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 2016. El hecho fue que hubo "necesidad" de metamorfosis para "ganar" las elecciones y de "PPKEIKO" se convirtió en el paladín del antifujimorismo, del "KEIKO NO VA". Y lo logró. Ganó la Presidencia de la República.
Victoria, por lo que parece, pírrica. "Sembró vientos" y terminó "cosechando tempestades". Usar el odio, el resentimiento, la enemistad, la indignación, -en general las pasiones bajas-, nunca resulta, a la larga, constructivo.
Los políticos buenos deben cuidar siempre de promover y mantener todas las condiciones indispensables para un ambiente de concordia. Pero, no sólo ellos. También los demás ciudadanos tenemos la misma responsabilidad cívica. No reparar en esto suele ser una de las causas (de mayor malignidad) de las denominadas crisis políticas...
Desde el 2016, sobre todo, los peruanos estamos intensamente atenazados y muchas veces arrastrados al juego dialéctico entre banderías, enemistades personales u otro tipo de rasgos similares, creados desde instancias interesadas sólo en el "quítate tú, para ponerme yo",-lucha por el poder político-, que han enturbiado y enturbian aún la ecuanimidad en los juicios.
Predominan las diatribas audaces,la superficialidad, el tributo al escándalo, las adjetivaciones innecesarias o exageradas, las verdades a medias, los prejuicios sin el tamíz de la razón, las "rasgaduras de vestidos" de fariseos, el enardecimiento incoherente basado en suposiciones aportadas por el ambiente de indignación...
La lógica es utilitarista y maquiavélica: la verdad es tomada sólo en la parte de lo que conviene a los fines de un grupo de presión determinado. Si no conviene, entonces hay que negarla...
Mientras éste sea el talante de una buena parte de los que participan en la "formación de la opinión pública", no podremos salir sólidamente adelante en la cuestión del desarrollo integral de nuestro país.


Con tecnología de Blogger.
.