¿Cómo educar en la fe a los jóvenes?




Escribe: Luis Esponda* │ 

Hablar de educación en la fe a jóvenes de secundaria y jóvenes en general es un reto arduo, pero si los llevamos a la acción concreta de servicio al prójimo (Que no es otro que Cristo) entonces la tarea se agiliza y el resultado se hace más palpable, porque en la acción concreta de servicio a los menos favorecidos surgen en el adolescente y tierno joven, una serie de valores como la creatividad, la solidaridad que supone iniciativa para lograr la ayuda, desprendimiento de cosas materiales para donarlas, desprendimiento de su tiempo, tenacidad hasta llegar al objetivo, compañerismo, no solo con el equipo que hace la obra de bien, sino también con las personas receptoras de la actividad a su favor, sensibilidad social, porque una cosa es hablar del prójimo o de los pobre en abstracto y otra hablar de una persona desfavorecida con nombre y apellido, es decir, con rostro humano; otro valor deseo de conocer más la problemática, sus causas y posibles soluciones. Comprensión ante la ingratitud del favorecido, (pobre no solo es el que no tiene nada sino también el que no tiene valores y a veces le haces el bien y te devuelve ingratitud).

Solo haciendo obras concretas como: hacer una casa de madera en un pueblo joven, ayudar con materiales, para construir un aula más, en una escuela, organizar una chocolatada navideña etc. Es cuando el joven comienza a entender que es a Cristo a quien sirve, y que necesita el también estar unido a Jesús arreglando su vida y asumiendo con seriedad el crecer en valores.

Es necesario entonces que el agente pastoral o el profesor de Religión busquen la forma de concretizar la ayuda de una obra social de ladrillo y cemento y hacer que el equipo de profesores entienda que, para educar en y por los valores, se debe tener una obra social concreta, palpable, los alumnos lo entienden se comprometen y lo hacen. Hasta aquí un trabajo de formación humano-cristiana.

Luego viene la enseñanza de la fe en sí misma es hablar en clase de religión de las verdades de fe, que siempre desembocan en amor a Dios y amor al prójimo, pero como ya aman a los pobres, el amor a Dios entra a puestas abiertas en el corazón de esos jóvenes. De este modo el profesor de religión se convierte en un promotor de formación humana - cristiana donde el joven llega a crecer como persona coronando toda esta enseñanza de religión teórica y práctica con la construcción de un PROYECTO DE VIDA que lo haga Ético y Exitoso. Algunos ejemplos: El Colegio tenía un escuelita en un asentamiento humano. Allí nos propusimos construir con la ayuda de los alumnos: dos aulas, el reto era hacerlo con la comunidad, esta ponía la mano de obra y el colegio los materiales. Los alumnos sabían que tenían que donar solo dinero de su propina, no pedir cuota especial a sus padres, había un cuadro en cada salón con un damero donde cada cuadradito costaba un sol que el donante pintaba cuando donaba.

Los alumnos iban a visitar la escuelita, lo lógico era jugar un partido de fulbito para entablar amistad (siempre nos ganaron) por lo que los alumnos de la escuelita ahijada tuvieron la idea de hacer dos equipos mixtos, la amistad se dio más fácilmente. De regreso a nuestro colegio nacieron algunas iniciativas de los mismos alumnos: Cada aluno tendría un ahijado para guiarlos en el camino del bien, la Directora de la escuelita haría de modo que el ahijado no fuera un pedigüeño. Lo padrinos podían compartir, si lo querían algunas cosas con el ahijado. Es así como un padrinito estando en Miami se acordó del ahijado y le trajo un regalo desde allí.




Era interesante ver como un padrino del Colegio (de esos “piel de judas”) daba consejos a su ahijado de buen comportamiento. Se estableció una fluida comunicación cartas van y cartas viene. La otra iniciativa fue cuando un alumnito de la escuelita ahijada, había venido de Huancavelica con su familia huyendo de sendero, pero este niños tenía una pierna amputada a la altura de la rodilla y caminaba con palo de retama a modo de muleta, esta vez fueron los alumnos de quinto de secundaria que se propusieron: primero comprarle un par de muletas como para niño, luego comprarle una pierna ortopédica, a mi pregunta si podíamos hacer una rifa o algo parecido un alumno dijo: Profe eso ya está obsoleto, yo estuve en un colegio en USA en intercambio estudiantil y allí hicimos “un día de no uniforme”, a mi pregunta de cómo es eso, dijo un día venimos al colegio sin uniforme y pagamos 5 soles. Se ve que mis alumnos amaban mucho el uniforme, porque ese día todos vinieron en ropa de calle y juntamos 5,500.00 soles con eso pagamos la pierna ortopédica, las terapias de entrenamiento, y los pasajes a la Clínica San Juan de Dios.

El 13 de diciembre de ese año el niño entraba al colegio nuestro, caminando con su pierna ortopédica, lo lleve a saludar a los alumnos de los diferentes salones, los alumnos de mi colegio incluidos profesores apenas contenían las lágrimas de emoción. Le habíamos puesto una pierna a Jesús niño. Que fácil me fue enseñar religión de ese modo. 6 años más tarde, los de la promoción que era la equivalente a la de este niño me dijeron: ¿Profesor que es del niño al que le pusimos la pierna postiza? Les conté que ya era un joven como ellos y que de arquero era buenazo.


En ese salón estaba el presidente del Consejo Estudiantil del colegio y me dijo: los del Consejo Estudiantil tenemos un presupuesto de 5.000 soles para una cena del consejo a fin de año, quiero proponer al Consejo Estudiantil, destinar ese dinero para ponerle la pierna definitiva a nuestro amigo y compañero. Esta vez las lágrimas fueron mías, lágrimas de alegría y de ver cómo fue importante enseñar religión y valores a estos futuros exalumnos y entregarlos a la sociedad así de generosos y con sensibilidad humana. Tengo muchos casos más que contar, pero serán motivo de otros artículos.


*Filósofo y educador, ex Director del Newton College

Con tecnología de Blogger.
.