Taras Bulba ( película de 1962 )


Autor: Elías Chira.

Inspirada en la novela de Nikolái Gógol durante  la guerra de Rusia y Polonia (siglo XVI).

Si ha llegado el momento de morir por la fraternidad, ciertamente ninguno de ellos morirá como nosotros, sirva de lección al miserable cuya cobardía le ha guardado de la lucha “

Patriotismo y Honor son aquellas cualidades que enmarcan a esta cinta fílmica de género bélico; Taras Bulba (2009) logra transmitir las situaciones de dolor y el heroísmo de la batalla, aunque es necesaria una predisposición nativa sobre el amor a los ideales en el espectador, si bien la producción es genérica y muchas escenas donde se enfrentan grandes grupos armados, desequilibran la crudeza de las escenas más importantes, este es el pie flojo de toda película donde el presupuesto es limitado, y sucede muy a menudo en cintas de presupuesto “ajustado”, he ahí el éxito de muchas películas de Hollywood, donde

Ostap y Andréi son cosacos de educación noble, quien por fortuna de ellos evitaron la estricta preparación militar que caracteriza a todo joven cosaco. El mayor de los herederos cual guerrero cosaco era un temerario aventurero de bilis indomable, capaz de padecer todo dolor con tal de salvaguardar su dignidad; en cambio el menor, Andréi, es en contraste muy pasivo para el común de todo joven cosaco, predominando en las actitudes románticas siendo esta su debilidad más notable, puesto que antes de regresar a casa enamora a una joven noble de estirpe polaca. 

Al regresar a casa junto su padre, Taras, este les da una merecida bienvenida, sin embargo, no pasaran mucho tiempo en casa al lado de la madre que tanto los ama, puesto que el padre ve conveniente que peregrinen al “sich”, el nido y refugio de todo guerrero cosaco.

La participación de los cosacos contra la ofensiva polaca es declarada, y estos apresurados toman los caballos y asedian el castillo polaco con la intención de hacer claudicar las fuerzas enemigas, al impedir que ingrese toda clase de alimento obligándoles al hambre, los cosacos celebran esta pequeña victoria.
Durante la noche, aprovechando el clima que toda fiesta cosaca desborda, el menor de los hijos se infiltra tras los muros del castillo para socorrer a su amada, sin embargo, la escaza luz no fue impedimento para notar lo pronunciado de su vientre, Andréi será padre de una noble polaca, no duda en renunciar a su herencia de noble cosaco y adoptar el bando contrario, traicionando todo aquello en lo que fue educado. Días más tarde refuerzos polacos llegan para levantar el asedio, pero no son
problema para los sables cosacos, incluso estando superados en fuerzas.

Los cosacos resisten y un ligero silencio muy familiar a la victoria se respira por el entorno, pero solo duraría un efímero instante, el viejo Taras observa un nuevo escuadrón de caballería galopando al encuentro, esta vez no es cualquier enemigo, puesto que entre las filas enemigas se encuentra el menor de sus hijos, sin embargo, no lucha en favor de su pueblo, para tal ingrata sorpresa de los cosacos.

Para Andréi no es problema desenvainar la espada polaca, blandirla y penetrar el pecho de cuantos cosacos pueda. Andréi es ahora el enemigo.

Nuestro jefe cosaco, Taras, no duda en hacer lo necesario, aunque esto cueste la vida del menor de sus herederos. 

No hay tiempo para abandonarse al dolor, las fuerzas cosacas están siendo masacradas, pero los cosacos no pretenden caer sin la presencia del viejo Taras, necesitan que les convenza de que Unos tras uno caen por las heridas, mientras admiten la pasión que cada uno siente por la tierra y fe que los vio nacer, siendo esta una de las escenas más patriotas del filme. Taras pierde la conciencia, la situación no es nada alentadora, y las desgracias no han cesado; Ostap, su último heredero ha sido tomado prisionero.

El viejo Taras siendo consciente del destino de su primogénito, va en su búsqueda, el clímax ha llegado, el viejo Taras observa la elaborada y gráfica tortura del primogénito, quien ha prometido no dar ninguna muestra de dolor durante su ejecución, Taras está orgulloso de su valentía. Ahora se preparará para dar su última batalla, reuniendo su ejército para dar un ataque racionalmente suicida, su final ha llegado y sus últimas palabras son dedicadas al valor de su pueblo y su inconquistable alma. 

Con tecnología de Blogger.
.