La TBC potente enfermedad en nuestros medios


Autor: Harold Flores.

Como sabemos la Tuberculosis (TBC) es una infección crónica causada por el Mycobacterium tuberculosis, que puede ser adquirida por cualquier individuo que haya estado en contacto con personas que desarrollen esta enfermedad de manera activa. Se caracteriza generalmente porque afecta a los pulmones, pero si no es controlada a tiempo puede llegar a infectar a diferentes órganos del cuerpo diseminándose por vía linfática o hematógena. Esta enfermedad está caracterizada por las grandes cavitaciones que genera a nivel de los pulmones y por la sintomatología conocida que afecta en los pacientes como son: tos productiva mayor a 3 semanas que puede estar acompañada de hemoptisis (expectoración de sangre provenientes de los pulmones o bronquios causada por alguna lesión), fiebre, pérdida de peso, escalofríos y malestar general. 

En nuestro país es una de las enfermedades más importantes que perjudica a la población, anualmente se notifican alrededor de 27 mil casos nuevos de enfermedad activa y 17 mil casos nuevos de tuberculosis pulmonar frotis positivo; es decir que son portadores de las cepas del Mycobacterium Tuberculosis, pero no desarrollan activamente la enfermedad, debido a que tienen un buen sistema inmunitario (sistema encargado de los diferentes mecanismos de defensa contra distintos gérmenes). Siendo uno de los países en liderar el ranking de mayor índice de tuberculosis en América Latina. Pero como bien sabemos cuál es la realidad en nuestro país, la mayor parte de la población está sujeta a los altos índices de desnutrición convirtiéndose así en las victimas principales esta enfermedad. Muy aparte del gran índice de desnutrición, los factores ambientales también son importantes. La transmisión aumenta ante la exposición frecuente o prolongada a pacientes no tratados que dispersan gran cantidad de bacilos tuberculosos en espacios cerrados superpoblados y poco ventilados; siendo un foco de infección directo los buses de transporte público y ustedes dirán ¿cómo?, en estos tiempos donde el invierno azota nuestra querida ciudad, la mayoría de personas quieren viajar en los buses públicos de una manera más cálida y cómoda negándose muchas veces a abrir las ventanas de dichos medios de transporte sin saber que con el estornudo de una sola persona infectada con tuberculosis puede contagiar a todos los pasajeros en dicho viaje. 

En consecuencia, los individuos que viven hacinados o en instituciones presentan mayor riesgo. Los profesionales sanitarios que entran en contacto estrecho con casos activos también tienen un riesgo más alto de contagiarse. Por lo tanto, las estimaciones de contagio varían ampliamente; algunos estudios sugieren que sólo 1 de cada 3 pacientes con TBC pulmonar no tratada infecta contactos estrechos; es decir con el simple hecho de estar conversando con una persona a un metro de distancia se puede adquirir esta enfermedad. La OMS estima que cada paciente sin tratamiento puede infectar entre 10 y 15 personas al año. Sin embargo, la mayoría de las personas infectadas no desarrolla la enfermedad activa debido a sus altos niveles de inmunidad. 

La capacidad de contagio disminuye rápidamente una vez que se comienza un tratamiento eficaz; los microorganismos son menos infecciosos, incluso si persisten en el esputo, y la tos disminuye. Los estudios de los contactos familiares indican que la transmisibilidad termina 2 semanas siguiente a que el paciente comienza un tratamiento eficaz. Pero aun así la mayoría de pacientes por distintos motivos no llega a terminar el tratamiento indicado contra la TBC, volviendo a activarse esta enfermedad de manera más agresiva y resistente a los antibióticos iniciales. Las emergencias de cepas resistentes han complicado las actividades de prevención y control, en los últimos 2 años en el país se han reportado más de 1500 pacientes con tuberculosis multidrogo resistente (MDR) por año y alrededor de 100 casos de tuberculosis extensamente resistente (XDR) por año.

Con tecnología de Blogger.
.